Trastolillos | El Border Collie
Border Collie Trastolillos, cría y selección de Border Collies sanos y con carácter excelente.
border, collie, trastolillos, verónica, díez, cantabria, perros, pedigree, FCI, sanos
223
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-223,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1200,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
Necesidades

El Border Collie, como buena raza de trabajo, necesita actividades físicas y mentales, así como sentirse uno más de la familia.

Carácter excelente

Así es un Trastolillo: equilibrado y con un maravilloso y excelente carácter. De mirada muy especial y bonito aspecto.

Sanos

Como todas las razas, el Border Collie sufre una serie de patologías. Todos nuestros Border Collie están testados de estas patologías.

Verónica Díez – Criadora Trastolillos

Cuando decidí empezar, hace ya 14 años, en la cría del Border Collie, tenía claro que quería un perro  no solo saludable y de bonito aspecto, si no también con un carácter equilibrado. Busqué durante mucho tiempo hasta dar con ese tipo de Border Collie. Por fin lo encontré, en Bélgica, con el afijo “Eyes of the Word”. Border Collies con una mirada muy especial, bonito aspecto, saludables y maravilloso carácter equilibrado. En estos perros basé mi andadura en la raza.

Siempre estaré muy agradecida a Paul y Nid (siempre en mi recuerdo) por sus grandes consejos.

¿Qué es para mí un carácter equilibrado y cómo son los Trastolillos?, es un carácter capaz de adaptarse prácticamente a cualquier situación y forma de vida.

No tenemos que olvidar que estamos hablando del Border Collie, una raza de trabajo, la cual, como todas las razas de trabajo, tienen necesidades físicas y mentales. Para mantener este carácter equilibrado es necesario saciar estas necesidades. No es una raza para estar condenada a una correa extensible de por vida, realmente ninguna raza lo es, pero el Border Collie mucho menos.

Un Trastolillo es un perro que necesita poder moverse libremente, relacionarse con personas, otros perros…y sobre todo, sentirse uno más de la familia. Si tiene todo esto, tendremos un perro que sabrá comportarse de forma tranquila en cualquier  ambiente, “perro alfombra” que llamo yo. Y movido y funcional en la calle, en donde podremos disfrutar juntos de cualquier actividad que nos propongamos. Obviamente hablo de perros adultos, ¡los cachorros son cachorros y harán trastadas como cualquier otra raza!

Además del carácter y aspecto, la salud también es una de mis preocupaciones en la selección. Como todas las razas, los Border Collie sufren una serie de patologías, que por suerte se pueden controlar genética y radiológicamente. Los Trastolillos están testados de las patologías que padece la raza. A continuación paso a describir estas patologías:

Displasia de Cadera

La displasia de cadera es una enfermedad genética (heredable), congénita (presente desde el nacimiento), degenerativa que origina diversos grados de artritis, debilidad en las extremidades posteriores y dolor.

En una articulación sana, la cabeza del fémur encaja perfectamente en el acetábulo o cavidad acetabular de la cadera. En una articulación con displasia coxofemoral, hay una alteración en las superficies articulares (deformación de la cavidad acetabular y de la cabeza y cuello del fémur). La pérdida de contacto entre las superficies articulares se denomina subluxación; si la cabeza del fémur se desliza en forma parcial o total hacia afuera del acetábulo de la cadera se denomina luxación.

El primer paso en el desarrollo de la enfermedad afecta al cartílago articular de la cadera, que pierde grosor y elasticidad, dificultando la absorción de la carga durante el movimiento. Esta pérdida de grosor del cartílago puede dejar al descubierto terminaciones nerviosas del hueso subcondrial causando dolor. En una tentativa de estabilizar la unión para disminuir el dolor, el animal produce nuevo hueso y la cápsula articular se engrosa, con lo que la capacidad de movimiento se ve reducida.

No se puede predecir cuando un perro con displasia comenzará a mostrar signos clínicos de falta de movilidad (paso tambaleante, rigidez, cojera, dificultad para subir escaleras, etc) debido al dolor. Hay numerosos factores exógenos como el aporte calórico, el nivel de ejercicio o el tiempo meteorológico que pueden afectar a la severidad de los signos clínicos y su expresión fenotípica (cambios radiográficos).

La displasia de cadera es una enfermedad de origen multifactorial (herencia y diversos factores ambientales como pueden ser la alimentación, el ejercicio físico desmesurado a edad temprana, peso excesivo y alteraciones hormonales). La heredabilidad es muy alta y de transmisión dominante poligénica (intervención de varios genes), lo que dificulta encontrar un test genético que determine su presencia. La única prueba con la que se cuenta en la actualidad es el estudio radiográfico.

En los cruces entre individuos libres de displasia hay una alta probabilidad de producir hijos con buenas caderas. La probabilidad se va acrecentando en función del número de ancestros libres de displasia conocidos en generaciones anteriores.

La asociación de veterinarios españoles especialistas en pequeños animales (AVEPA) valora y certifica el grado de displasia de cadera mediante estudio radiológico.

F.C.I. A.V.E.P.A. U.K. E.E.U.U. N
O
R
M
A
L
A1   A: Ausencia de signos radiográficos de displasia. 0   E: Excellent
A2 0-6   G: Good
B1   B: Articulaciones de caderas casi normales. 6-12   F: Fair
B2 12-18   B: Borderline   *
C1   C: Leves signos radiográficos de displasia. 18-24   M: Mild D
I
S
P
L
A
S
I
C
O
C2 24-30
D1   D: Moderados signos radiográficos de displasia. 30-42   Mod: Moderate
D2 42-54
E1   E: Graves signos radiográficos de displasia. 54-66   S: Severe
E2 + 6

En Estados Unidos, la evaluación fenotípica de caderas las clasifica en 7 categorías:

E Excelente: clasificación asignada a la conformación superior en comparación con otros animales de la misma edad y raza. El acetábulo cubre completamente la cabeza del fémur y el espacio existente entre ambos es mínimo.
G Buena: la unión de la cadera es correcta. La cabeza del fémur encaja bien en el acetábulo y éste la cubre satisfactoriamente.
F Regular: existen irregularidades menores en la unión de la cadera. El espacio entre la cabeza femoral y el acetábulo es más amplia que en un fenotipo de cadera bueno.
(*)B Indeterminada: no existe acuerdo entre los radiólogos a la hora de clasificar estas caderas en la categoría normal o displásica. Para aumentar las posibilidades de realizar un diagnóstico correcto se recomienda repetir las radiografías a los seis meses.
M Leve: se aprecia ligera subluxación (la cabeza del fémur está parcialmente fuera del acetábulo).
Mod Moderada: la subluxación es más significativa (la cabeza del fémur apenas se asienta en el acetábulo). Se aprecia artritis secundaria, por lo general en la cabeza y cuello femoral, que aumentará con el paso del tiempo.
S Severa: la subluxación es tal que la cabeza del fémur está parcial o completamente fuera del acetábulo. También se aprecia artritis secundaria a lo largo de la cabeza y el cuello femoral.

La Asociación de Veterinarios Españoles Especialistas en pequeños animales (AVEPA) indica que debe ser el club de raza el que determine que animales son aptos para la cría, dependiendo del grado de selección que se quiera hacer. En la mayoría de los países se permite criar solamente con animales pertenecientes al grupo A y B.

Displasia de Codo

La displasia de codo es el término general empleado para denominar a un conjunto de enfermedades o lesiones hereditarias (poligénicas) que pueden presentarse de forma aislada o conjunta:

  • no unión del proceso ancóneo (UAP).
  • proceso coronoides fragmentado del cúbito (FCP).
  • osteocondritis disecante del cóndilo interno del húmero (OCD).
  • incongruencia de la articulación del codo (INC).

A los factores genéticos que determinan el grado de severidad hay que añadir otros exógenos como el sobrepeso, el nivel de ejercicio, un aporte excesivo de calcio y vitamina D en la dieta, etc. Por eso es tan difícil prever a que edad pueden aparecer los primeros signos clínicos: cojera y caminar rígido del miembro afectado. Cuando la displasia es bilateral es difícil determinar cual es el miembro más afectado.
Para realizar un diagnóstico se debe recurrir a las radiografías.
El tratamiento suele ser médico (mediante analgésicos y condroprotectores) y, en algunos casos, quirúrgico (eliminando la zona de cartílago afectada).
En la actualidad no hay ningún test de ADN que permita determinar la presencia de la enfermedad. Por eso es tan importante un control radiográfico del mayor número posible de perros. La asociación de veterinarios españoles especialistas en pequeños animales (AVEPA) valora y certifica el grado de displasia de cadera mediante estudio radiológico. Únicamente así se pueden programar cruces que disminuyan la incidencia de la displasia de codo.

Grado de displasia de codo Indicios radiológicos
0   Normal   Articulación normal, sin incongruencia, ni esclerosis, ni artrosis.
I   Artrosis incipiente   Esclerosis cubital. Escalón entre el radio y el cúbito. Osteofitos menores de 2 mm.
II   Artrosis moderada   Formación de osteofitos de entre 2 y 5 mm
III   Artrosis severa   Formación de osteofitos mayores de 5 mm.

 

 

 

 

 

 

 

OCD (Osteocondritis disecante)

La osteocondritis disecante (OCD) está considerada una enfermedad hereditaria, común en razas grandes y de rápido crecimiento.

La mayor incidencia de OCD en el Border Collie de lo que cabría esperar por su tamaño parece debida a su comportamiento: altos niveles de energía, capacidad atlética, resistencia y rapidez de reflejos, unido a los bruscos cambios de velocidad y dirección podrían predisponerlos a traumas y estrés en las articulaciones que la mayoría de razas de tamaño similar no suelen experimentar.

La afección se detecta en los cachorros a la edad de 4-9 meses pero también se puede ver en perros de más edad. La mayoría de los individuos afectados desarrollan los signos clínicos con menos de un año de edad. Parece ser el doble de frecuente en machos que en hembras

El hombro es el lugar más común de afectación, pero puede verse también en codo, rodilla, corvejón, columna vertebral u otras articulaciones. Aproximadamente en la tercera parte de los casos de OCD, la enfermedad es bilateral (en ambas articulaciones).

Se cree que la OCD es causada por un problema en la tasa de crecimiento del cartílago de la articulación, en relación con el hueso subcondral subyacente, que hace que se vuelva más grueso. Este cartílago engrosado sufre riesgo de romperse, sobre todo en las zonas más sometidas a trauma, estrés y movimiento, como la zona caudal de la articulación del hombro. El trauma repetido provoca la separación de un fragmento de cartílago.

Debido a la rotura, el líquido de la articulación pueda entrar en contacto directo con las zonas sensibles del hueso subyacente, ahora expuesta, y puede causar dolor. En este momento se suele presentar cojera en el perro. Los trozos sueltos, con el tiempo, se descomponen y se absorben, o pueden ser alimentados por el líquido de la articulación y crecer a un tamaño más grande que el cuerpo del cartílago suelto original.

Las posibles complicaciones surgen cuando los fragmentos se unen a otras zonas de la articulación o quedan atrapados en la vaina del tendón, causando irritación, obstrucción de la circulación y dolor.

El diagnóstico se confirma mediante radiografía de las articulaciones. La organización americana OFA valora y certifica el grado de OCD mediante estudio radiológico.

Los factores directos que se consideran implicados en el desarrollo de la OCD son el rápido crecimiento y traumas en la articulación.

Los factores indirectos que afectan al crecimiento rápido, incluyen la nutrición, las hormonas, la predisposición genética y el tamaño.

Glaucoma

El Glaucoma es el proceso de destrucción del tejido ocular provocado por la elevación de la presión intraocular por encima de los límites fisiológicos. Puede ser de dos tipos:

  • Glaucoma primario: se produce sin ir acompañado de otras patologías. Afecta a los dos ojos.
  • Glaucoma secundario: se desarrolla como complicación de una inflamación interna del ojo no tratada, un golpe, un desprendimiento de retina…Generalmente ocurre en un solo ojo.

La Goniodisgénesis es el desarrollo anormal de los canales del fluido intraocular del ojo. El fluido intraocular se produce dentro del ojo por los cuerpos ciliares, fluye por la pupila y termina en el ángulo de drenaje. Los pequeños canales de pectina convergen para drenar el ojo. Si el animal tiene goniodisgénesis los agujeros de drenaje son demasiado pequeños, el líquido se acumula, aumenta la presión y se incrementa el riesgo de sufrir glaucoma.

Actualmente sólo existe la posibilidad de determinar si un perro está afectado o no mediante un examen físico del ojo ya que no hay un test genético que refleje su estado. El que un perro esté libre no excluye la posibilidad de que pueda desarrollar glaucoma. Igualmente, el que un perro esté afectado no significa necesariamente que tenga o vaya a desarrollar glaucoma pero si que aumentan significamente las posibilidades de que esto ocurra.

La gonioscopia es la técnica usada para evaluar el ángulo iridocorneal, el cual determina la predisposición a padecer glaucoma. El Colegio Europeo de Veterinarios Oftalmólogos (ECVO) y la Red Europea de Oftalmología Veterinaria y Visión Animal (REOVVA) son los únicos organismos que emiten un certificado oficial reconocido a nivel europeo conforme el ejemplar está libre o afectado.

A pesar del tratamiento, los cambios degenerativos son tan importantes que a corto, medio o largo plazo desembocan en la pérdida total de la visión de forma muy dolorosa para el animal. El diagnóstico temprano y el tratamiento pueden retrasar este proceso uno o dos años. Si no se diagnostica, un glaucoma agudo puede hacer que el animal pierda la visión en uno o dos días.

CEA (Anomalía del ojo del Collie)

La CEA (Anomalía del ojo del Collie) también es conocida como CH porque su principal manifestación es la hipoplasia coroidal (desarrollo defectuoso de la capa oscura y vascular del ojo situada tras la retina y cuya función es nutrir a ésta y al cristalino).

Es una enfermedad que afecta al Border Collie, Rought Collie, Bearded Collie, Shetland y Pastor Australiano, y para la cual no hay tratamiento.

En su manifestación más benigna, el perro conserva la visión a lo largo de su vida, sin embargo, estos ejemplares pueden producir descendientes seriamente afectados. En su manifestación más severa, se pueden producir hemorragias dentro del ojo, dando lugar a una seria perdida de visión. Se suele manifestar a los dos años de edad y puede afectar a uno o ambos ojos.

Tanto la forma suave como la severa de la enfermedad CEA/CH, se debe a una mutación recesiva en el cromosoma canino número 37. No hay indicios de que intervengan factores no genéticos a la hora de determinar la gravedad de la enfermedad. La hipótesis que se baraja, es que hay otros genes aún no determinados que influyen sobre la expresión del gen responsable de la enfermedad.

La enfermedad es fácilmente reconocible en un examen oftalmológico del fondo del ojo a las 5-8 semanas de vida, ya que el coroides aparece pálido y fino, casi transparente, y los vasos sanguíneos se aprecian fácilmente. Una vez que la retina cambia su color de adulto (al rededor de los 3 meses de edad), el pigmento enmascara las deficiencias en el coroides. Las pruebas oftalmológicas, siempre antes de los 3 meses de edad, permiten determinar si el individuo padece o no la enfermedad pero si queremos asegurarnos de que además de no padecerla, no se le transmitirá a la descendencia, es necesaria una prueba genética que determine la ausencia de la mutación.

La única prueba que permite determinar si un perro es normal, portador o afectado es un análisis genético que compruebe la presencia de la mutación en el cromosoma 37. La prueba la realizan laboratorios como OPTIGENSLOVGENLABOKLINANTAGENE…… ellos pueden certificar por escrito que determinado ejemplar de Border Collie no padece la enfermedad y que ninguno de sus descendientes la padecerá.

CL (Lipofuscinosis ceroide neuronal)

La CL (Lipofuscinosis ceroide neuronal) es un tipo de epilepsia producida por un conjunto de desordenes neuronales heredados, que se caracterizan por la acumulación de lipopigmentos autofluorescentes (Ceroide y lipofuscina) en las neuronas y en otros tipos de células de tejidos blandos. Esto conduce a la degeneración progresiva de las células del cerebro y del ojo, a una debilitación neurológica severa y a la muerte temprana.

Los perros afectados comienzan a exhibir síntomas al año de vida (pérdida de coordinación motora, degeneración cognoscitiva, pérdida visual y comportamiento anormal).

Debido a la severidad de la enfermedad, los animales afectados raramente sobreviven más de 26-28 meses. De ahí que en los listados existentes sobre animales testados prácticamente no aparecen animales afectados, aunque si los portadores. Se estima que en las líneas australianas, hasta el 3% de los ejemplares son portadores.

No hay tratamiento.

Este tipo de enfermedad neuronal también se ha descrito en Setters Inglés, Terrier Tibetano, Bulldog, además de en humanos, vacas, caballos, ovejas y ratones.

Son muchos los genes (hasta 7) que participan en la enfermedad. Solamente mediante pruebas genéticas se puede determinar si un ejemplar está libre, es portador o afectado. La prueba de CL de los laboratorios OPTIGENSLOVGENLABOKLINANTAGENE…… es específica para el Border Collie y certifica que el ejemplar no padece la enfermedad y que ninguno de sus descendientes la padecerá.

TNS (Síndrome del neutrófilo atrapado)

El TNS (Síndrome del neutrófilo atrapado) es una enfermedad hereditaria en la que la médula produce neutrófilos (células blancas) pero no puede lanzarlos con eficacia a la circulación sanguínea. Esto conlleva un sistema inmunitario deteriorado que hace que el animal afectado no pueda luchar con eficacia contra infecciones comunes.

La enfermedad no ha sido diagnosticada hasta fechas recientes porque, al tratarse de una enfermedad inmunodeficitaria, los síntomas son muy diversos en función de la infección que padece cada individuo.

La mayoría de los ejemplares afectados muere antes de alcanzar los seis meses de edad.

El doctor Alan Wilton, de la universidad de Nueva Gales del Sur o los laboratorios SLOVGENLABOKLINANTAGENE……, realizan pruebas genéticas que determinan si un ejemplar es libre, portador o afectado en función de la presencia en su ADN de la mutación que origina la enfermedad.

MDR-1 (Sensibilidad medicamentosa del gen mdr1)

El MDR-1 o gen de resistencia a multidrogas es el encargado de producir una proteína transportadora (P-glicoproteína) que representa una barrera funcional de protección para el cerebro contra fármacos y otras toxinas.

Cuando el gen sufre mutación y no es funcional ciertas sustancias medicamentosas se acumulan en el cerebro y otros órganos como el hígado y los riñones, se vuelven tóxicas y provocan daños neurológicos, hepáticos, renales e incluso el coma y la muerte del animal.

Algunas razas de perros, entre las que se encuentran la familia Collie, tienen más posibilidades de presentar la mutación. En Estados Unidos, aproximadamente tres de cada cuatro Collies poseen el gen MDR-1 mutado. La frecuencia es la misma en Francia y en Australia. La mutación de este gen también se ha detectado en Shetland, Pastor Australiano, Pastor Alemán, Bobtail…

Diversos fármacos de uso habitual pueden pasar la barrera hematomeníngea en caso de deficiencia del gen MDR-1. Los más conocidos son la ivermectina (antiparasitario) y la loperamida (antidiarreico comercializado en España como Fortasec y Salvacolina).

Mediante un test se puede determinar si un ejemplar posee el gen funcional, en cuyo caso se le pueden administrar estos medicamentos con normalidad, o mutado, entonces será necesario encontrar un tratamiento alternativo. Laboratorios como SLOVGENLABOKLINANTAGENE……realizan este test genético.

Resultado de la prueba de ADN Situación genética Sensibilidad medicamentosa Transmisión de la anomalía genética
Homocigoto normal 2 copias normales del gen MRD1 Dosis normales de ivermectina, loperamida y otros fármacos no provocan reacciones alérgicas. NO
Heterocigoto mutado 1 copia normal y 1 copia defectuosa del gen MRD1 Las dosis altas de ivermectina y las dosis normales de loperamida y otros fármacos pueden ser tóxicas. SI
Estadísticamente al 50% de su descendencia.
Homocigoto mutado 2 copias defectuosas del gen MRD1 Las dosis altas de ivermectina y las dosis normales de loperamida y otros fármacos son fuertemente tóxicas. SI
Estadísticamente al 100% de su descendencia.
IGS (Síndrome de Imerlund-Grasbeck)

El síndrome de Imerlund-Grasbeck, también conocido como la mala absorción de cobalamina, es un trastorno que causa la incapacidad para el perro de absorber niveles adecuados de vitamina B12. La cobalamina o vitamina B12 se toma normalmente a través del intestino delgado, pero los perros afectados no pueden absorber la vitamina y rápidamente comienzan a mostrar síntomas de deficiencia.

Los síntomas suelen aparecer dentro de las 6 a 12 primeras semanas tras el nacimiento ya que el cachorro nace con una cierta cantidad de vitamina B12, pero cuando esta vitamina almacenada se agota, el cachorro comienza a mostrar signos de deficiencia. Lo síntomas incluyen anemia, letargo, falta de crecimiento, y falta de apetito. La IGS no se puede curar pero el trastorno se puede paliar con la suplementación regular de cobalamina.

El IGS se hereda como un trastorno autosómico recesivo, es decir, el cachorro debe heredar dos copias del gen mutado, una proveniente de cada progenitor, para padecer la enfermedad. Los ejemplares únicamente portadores, con una sola copia del gen mutado, no presentan ningún síntoma.

Se ha determinado una presencia de ejemplares portadores del 6% entre los Border Collies de Europa.

Las pruebas las realizan en laboratorios como SLOVGEN, LABOKLIN…..

DM (Mielopatía degenerativa)

La mielopatía degenerativa es una enfermedad progresiva de la médula espinal.

Por lo general, la enfermedad se manifiesta entre los 8 y 14 años de edad. Se inicia con una perdida de coordinación (ataxia) en las extremidades traseras. El perro afectado se tambalea al caminar, se apoya sobre los nudillos o arrastra los pies. Al principio puede presentarse en su extremidad posterior y luego afectar a la otra. A medida que la enfermedad progresa, las extremidades se vuelven débiles y el perro comienza a tener dificultades para mantenerse en pie. La debilidad empeora progresivamente hasta que el perro no puede caminar. El curso clínico puede variar desde 6 meses a 1 año antes de que le perro quede parapléjico. Si los síntomas prosiguen un periodo mas largo de tiempo, se puede producir perdida de continencia urinaria y fecal y, finalmente, se de desarrolla también en las extremidades anteriores.

Una característica clave del DM es que no es una enfermedad dolorosa.

No existe tratamiento que hayan demostrado una eficiencia clara para detener o ralentizar la progresión del DM.

Las pruebas se realizan en laboratorios como SLOVGEN, LABOKLIN….

MH (Hipertermia maligna)

La hipertermia maligna se debe a una mutación genética autosómica dominante, es decir, solo es necesario heredar una copia del gen mutado de uno de los progenitores para padecer la enfermedad. Causa reacciones físicas peligrosas en respuesta a ciertos desencadenantes específicos como la exposición a algunos medicamentos, particularmente los anestésicos inhalados, la ingestión de ingredientes alimentarios, tales como la cafeína y el lúpulo, y el exceso de ejercicio. La MH también se conoce como “síndrome de estrés canino” porque su presencia puede llegar a ser evidente cuando un perro esta bajo estrés o sobre estimulado.

Las reacciones mas habituales en el perro afectado son contracciones musculares extremas, aumento del metabolismo, latidos rápidos del corazón y temperatura corporal elevada. El cuerpo produce demasiado dióxido de carbono y los músculos se vuelven rígidos y duros. También puede sufrir convulsiones.

No hay cura para la hipertermia maligna por lo que los perros con esta mutación deben evitar situaciones de estrés, ejercicio intenso, y los alimentos y medicamentos que pueden desencadenar los síntomas.

Las pruebas se realizan en laboratorios como SLOVGEN, LABOKLIN